Skip to content

Por el ruido de un tren cayó un doble estranguladora

29/03/2011

Estaba prófugo por un crimen ocurrido en enero y por otro, registrado en 2003. La Policía realizó escuchas telefónicas y oyó el sonido del ferrocarril. Lo atraparon a dos cuadras de las vías del Roca. Lo acusan de matar en Quilmes y en San Juan.

Lo empezaron a buscar en enero por el crimen de una joven que fue estrangulada en su casa de Quilmes . Y cuando tuvieron su nombre y vieron sus antecedentes, descubrieron que estaba prófugo por otro caso similar ocurrido en 2003, cuando habían estrangulado a una adolescente en San Juan . Pero su detención no se logró porque alguien lo vio y avisó la Policía. Quien dio la pista para apresarlo fue el ruido de un ferrocarril que los investigadores detectaron en las escuchas telefónicas que le estaban haciendo.
Así, al acusado de estrangular dos veces lo delató el bocinazo de un tren .

Lugar del hallazgo del cuerpo asesinado

Lugar del hallazgo del cuerpo asesinado

Roberto Fabio Menéndez, de 32 años, fue detenido finalmente por la Policía de Quilmes luego de una búsqueda que incluyó escuchas telefónicas, declaraciones de sus familiares y largos seguimientos de brigadas que trabajaron vestidos de civil tratando de encontrarlo en bares y boliches del Conurbano.
Todo empezó la noche del 26 de enero último cuando Pamela Judith Gumler, de 22 años, fue encontrada asesinada en su casa de la calle 879 al 5300, en San Francisco Solano. La joven fue encontrada por su marido.

Estaba tirada en la bañadera, con la cortina enrollada en el cuello. Según la autopsia la habían estrangulado . Estaba vestida con una musculosa y tenía la bombacha corrida como si hubiesen abusado de ella.
Enseguida la Policía empezó a investigar sus últimos momentos. “La dueña de la casa donde vivía la chica con su marido contó que ella había estado charlando con un albañil llamado Roberto y que éste hombre entró a la casa de la víctima para realizar la reparación de un lavarropas”, dijo a Clarín una fuente policial de Quilmes.
Desde entonces la Policía empezó a buscar a Roberto que terminó siendo Roberto Fabio Menéndez, oriundo de la provincia de San Juan. Primero fueron a buscarlo a su casa, pero no estaba. Luego intentaron en la obra donde trabajaba. Pero sus compañeros contaron que el día después al crimen de Gumler el sospechoso había agarrado sus herramientas y se había ido .

“Localizamos a la ex mujer de Menéndez y nos dijo que era un tipo violento y que durante el tiempo que estuvo con él la maltrataba física y psicológicamente a tal extremo que llegó a dejarla diez días encerrada en un dormitorio ”, recordó un investigador.

También declararon en la causa los padres de la actual pareja del albañil quienes describieron al acusado como “extremadamente agresivo y peligroso” .

Durante la investigación, la Policía bonaerense libró un oficio a la Policía de San Juan para rastrear los antecedentes de Menéndez. Así se enteraron que tenía pedido de captura desde 2003 acusado de estrangular a Antonia de los Angeles Brizuela, una chica de 17 años que desapareció a la salida de un boliche el 1 de junio de ese año y apareció muerta ocho días después . Por el caso hubo dos detenidos pero esos hombres señalaron a Menéndez como el asesino.

Luego del crimen en Quilmes, Menéndez cambió el chip de su celular para no ser rastreado. Pero por el IMEI (un código que se encuentra en la carcaza del teléfono) la Policía consiguió el nuevo número de celular que estaba usando el sospechoso . Desde entonces la SIDE empezó a escuchar las comunicaciones del prófugo. La mayoría de los llamados los hacía a la provincia de San Juan.

Según contaron los investigadores, las antenas de las empresas de celulares no les marcaban el lugar exacto donde estaba Menéndez. Pero sí que andaba en la zona que limitan Florencio Varela, Solano y Claypole.
En las llamadas que hacía a San Juan, Menéndez les decía a sus familiares que la Policía lo buscaba y que estaba trabajando en un bar donde había pool y videojuegos. De todas maneras nunca decía la dirección exacta del lugar . Pero ahí apareció la clave para localizarlo: como fondo de la charla se escuchaba la bocina de un tren .

“Empezamos a buscar en bares cercanos a las estaciones de trenes de Claypole y Florencio Varela. Fue así de que después de varios días, policías encubiertos llegaron a un bar que está en La Paloma y Los Pinos del barrio Luján, en Florencio Varela”, aseguró un comisario que estuvo en la investigación.
Hace unos días, luego de una discreta vigilancia en la zona del bar ( está a dos cuadras de las vías del tren y a seis de la estación Ingeniero Ardigo del Ferrocarril Roca ) Menéndez fue detenido por gente de la DDI de Quilmes. El hombre trabajaba allí como barman. Cuando los policías se identificaron y se acercaron para apresarlo, el sospechoso se entregó resignado y sin ninguna resistencia.

Menéndez está acusado de “Homicidio en ocasión de robo”, por la muerte de Pamela Gumler y de “Violación seguida de muerte”, por el caso de Antonia Brizuela.

Fuente: Clarin.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: